Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas que alquilaban apartamentos vacacionales inexistentes a través de Internet. Los arrestados solicitaban a las víctimas el ingreso de entre 100 y 200 euros en concepto de señal para la reserva del inmueble.

Se han logrado esclarecer 31 estafas en todo el territorio nacional y la cantidad defraudada asciende a más de 4.000 euros. Muchos de los estafados se encontraban ya de camino a sus destinos cuando los investigadores les comunicaron la existencia de este fraude.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de julio, tras la recepción de una denuncia en la Comisaría de Toledo en la que una mujer informaba de que había sufrido una estafa en el alquiler de un apartamento vacacional. La víctima había visto un anuncio de un inmueble en Alicante en una conocida página de compra-venta de artículos entre particulares.

Tras contactar vía telefónica con la presunta propietaria, llegaron a un acuerdo por el que la víctima debía enviar 150 euros mediante giro postal inmediato en concepto de señal y reserva. Tras realizar el ingreso de la cantidad, la supuesta propietaria desapareció sin volver a dar señales, según ha informado la Policía en nota de prensa.

Dado que el giro había sido cobrado en una sucursal de Correos de Toledo, los investigadores se desplazaron hasta la misma y averiguaron que la persona que había cobrado el dinero era una mujer, acompañada de un varón, que en otra ocasión había recibido otros dos giros postales, cada uno de ellos por idéntica cantidad y que resultaron corresponderse con otras dos estafas que ya habían sido denunciadas.

Una vez conocida la identidad de estas dos personas, los agentes recabaron un informe con todos los giros postales que les habían sido remitidos en las últimas fechas, resultando ser un total de 31 envíos por un importe superior a los 4.000 euros.

VACACIONES TRUNCADAS POR UNA ESTAFA
A partir de este momento, los investigadores contactaron telefónicamente con todos los perjudicados para informarles de que podían haber sido víctimas de una estafa, facilitándoles la información necesaria para que acudieran a una dependencia policial al objeto de interponer denuncia. Varias familias se encontraban ya de camino hacia sus destinos vacacionales cuando se les comunicó la existencia de este fraude.

Los dos responsables fueron detenidos por los investigadores cuando trataban de cobrar un nuevo giro postal. Los agentes les han intervenido dinero en efectivo y numerosas tarjetas SIM que eran usadas de forma simultánea en la publicación de los anuncios de alquiler en Internet, con el objeto de dificultar su identificación y entorpecer la labor policial.