Los 1.468 alojamientos de turismo rural de Castilla-La Mancha abiertos en el mes de julio han tenido un grado de ocupación del 14,48 por ciento –31,3 los fines de semana–, registrando un total de 58.671 pernoctaciones, según ha informado el Instituto Nacional de Estadística.

Estas instalaciones registraron un total de 21.719 viajeros –796 extranjeros–, que estuvieron una estancia media de 2,7 días, empleando a un total de 1.877 personas.

En el caso de las 1.437 casas rurales que hay en la región, registraron una ocupación en julio del 13,81 por ciento –31,24 los fines de semana– registrando un total de 50.363 pernoctaciones, con una estancia media de 2,57 por ciento. Emplearon a un total de 1.825 personas.

Mientras, los apartamentos turísticos, los 1.243 que existen en la región albergaron en el mes de julio un tota de 9.228 viajero –de ellos 1.087 extranjeros– con una estancia media de 2,91 días, que se traducen en un total de 26.827 pernoctaciones. El grado de ocupación fue del 16,27 por ciento, 27,89 los fines de semana, empleando a 453 personas.

En cuanto a los 26 campings que hay en Castilla-La Mancha, tuvieron un total de 12.676 viajeros –1.578 extranjeros– que estuvieron una estancia media de 2,83 días, lo que se traduce en 35.867 pernoctaciones. El grado de ocupación fue del 28,17 por ciento, 32,26 los fines de semana y un total de 97 personas trabajaron en ese mes en estas instalaciones.

Respecto a los 25 albergues que existen en la región, registraron 4.807 viajeros –344 extranjeros– que estuvieron una estancia media de 7,01 días, con un total de 33.699 pernoctaciones. Estas infraestructuras presentaron un grado de ocupación por plazas del 43,99 por ciento, 55,3 en fin de semana y emplearon a 158 personas.

INCREMENTO DEL 7,1%
A nivel nacional, las pernoctaciones realizadas en alojamientos turísticos extrahoteleros (apartamentos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues) acumulan un repunte del 7,1% en julio, superando los 18,5 millones, según datos difundidos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, las pernoctaciones de residentes aumentaron un 8,7%, hasta superar los ocho millones, mientras que las de extranjeros crecieron un 5,9%, con más de 9,6 millones de pernoctaciones de residentes de la Unión Europea –excluyendo España– y 902.429 pernoctaciones del resto del mundo. Además, la estancia media registrada fue de 5,7 pernoctaciones por viajero.

De enero a julio, las pernoctaciones extrahoteleras crecieron un 4% respecto al mismo período del año anterior.

Las pernoctaciones en el conjunto de alojamientos turísticos colectivos españoles –hoteles, apartamentos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues– aumentan un 6,3% en julio en comparación con el mismo mes en 2014.

Del total de pernoctaciones realizadas en alojamientos turísticos colectivos, un 68% fue de hoteles y un 32% de alojamientos turísticos extrahoteleros.

Este resultado es fruto de un aumento del 7,6% en las pernoctaciones de residentes y un incremento del 5,5% en no residentes. Además, la estancia media es de 4,2 noches por viajero.