Una persona empuja dos maletas mientras abandona la sala de llegadas 1 de la Terminal 1 del Aeropuerto de Barajas, en Madrid el 4 de julio de 2020.
Una persona empuja dos maletas mientras abandona la sala de llegadas 1 de la Terminal 1 del Aeropuerto de Barajas, en Madrid el 4 de julio de 2020.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha insistido este lunes en la necesidad de exigir pruebas diagnósticas de origen antes de tomar un vuelo al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Ahora mismo, pese a lo que sostiene el Ministerio de Sanidad, “no hay ningún tipo de control” efectivo con sistemas como el “ojo clínico” (examen visual de síntomas).

De hecho, ha añadido este político en declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA, que Madrid no es la única voz en el Consejo Interterritorial que expresa esa preocupación por los casos importados.

En tal sentido, ha vuelto a insistir en que la toma de temperatura, el “ojo clínico” y la encuesta a los viajeros, a su juicio, no es una forma efectiva de vigilar las llegadas al aeropuerto.

La alternativa: PCR en origen

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha accedido a mantener una reunión bilateral con Madrid para abordar este asunto, pues en el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud volvió a manifestar su “gran preocupación” y demanda un plan específico al respecto.

Escudero ha dicho que en el anterior Consejo Interterritorial hubo consejeros que aludieron a la intención de Francia de establecer pruebas diagnósticas a viajeros procedentes de países considerados de riesgo por la alta incidencia de la pandemia en su territorio.

“El realizar PCR en origen y con reciprocidad es algo que llevamos diciendo desde hace un mes fácil y no porque queramos apuntarnos el tanto”, ha apuntado Escudero para incidir que esta crisis es una pandemia y es el Ministerio de Sanidad el que tiene el conocimiento de cómo se comporta a nivel mundial.

Por tanto y ante la constatación de que hay determinados destinos que tienen una situación epidemiológica “complicada”, que “como mínimo” habría que pedir un certificado de PCR negativo para que recalen en el país, en condiciones de reciprocidad para aquellos ciudadanos nacionales que quieran salir a estos países.

Llegadas en una de las terminales de Barajas, en julio de 2020.
Llegadas en una de las terminales de Barajas, en julio de 2020.

Barajas, punto de entrada

Escudero ha señalado que la preocupación por los casos importados no la tiene solo Madrid sino que se extiende a regiones como Murcia y Galicia, que han detectado casos importados que entraron por Barajas, así como comunidades insulares, es decir, Canarias y Baleares cuyo principal factor de movilidad son los aeropuertos.

“Nosotros estamos teniendo especial problema con algunos destinos de Asia pero sobre todo Latinoamérica, donde se han registrado mayor número de casos. Por eso necesitamos tener un sistema de reciprocidad, yo te exigo PCR y a mi no me importa que pidas PCR a un español pero algo hay que hacer porque ahora mismo en Barajas no hay ningún tipo de control”, ha apostillado.

Baleares solicitará al Ministerio de Sanidad la reanudación de los controles sanitarios en los puntos de entrada a Baleares de los pasajeros procedentes de destinos nacionales y del espacio Schengen por parte de la Comunidad Autónoma.

Como ya informaba este domingo LA CRÓNICA, los casos importados de coronavirus en la Comunidad de Madrid ascienden a un total de 64 positivos registrados en la red asistencial madrileña hasta el 18 de julio.

En lo que va del mes de julio, que coincide con la apertura de fronteras internacionales y el consiguiente aumento de vuelos internacionales, se han detectado 33 casos importados de Covid-19 mientras que en junio la cifra era de 26 y en mayo únicamente hubo cinco casos importados.

La red de vigilancia epidemiológica madrileña tenía identificados hasta el 7 de julio 40 casos importados, que han aumentado durante once días a una veintena de positivos más, dejando un total de 64 infecciones procedentes de otros países. De estos positivos ha transcendido que solo dos fueron notificados por Sanidad Exterior, dependiente del Gobierno central, en el marco de los controles desplegados en el aeropuerto madrileño.

Estos casos importados proceden principalmente de Iberoamérica pero también de Alemania, Israel, Reino Unido, India, Bangladesh, Guinea Ecuatorial y Estados Unidos. Además, ocho pacientes tuvieron que ser hospitalizados y dos de ellos han necesitado ingreso en UCI, aunque ya están recuperados.

El problema de confinar en Madrid

Preguntado sobre el margen de actuación que tendría ante la hipotética situación de que se tenga que confinar un territorio o un municipio por un rebrote con un número elevado de casos, el consejero de Sanidad ha recalcado que es una cuestión compleja para las autonomías por la legislación vigente y que Madrid tendría que acudir a un juez para “consultar si puede o no”.

La complejidad jurídica radica en que la autonomía es competente para adoptar medidas de control de la enfermedad para salvaguardar a su población pero entraña dudas decretar actuaciones que limiten la movilidad y libre circulación de personal, algo que se produjo con la declaración del estado de alarma y el consiguiente confinamiento.

El pasado jueves, la Consejería sostuvo que es el Gobierno central quien tiene que tomar la decisión de decretar el estado de alarma para confinar un determinado territorio o municipio y “facilitar” después que la autoridad competente para aplicarlo sea el presidente de cada comunidad autónoma.

No obstante, Escudero ha transmitido tranquilidad en el caso de la región dado que la incidencia actual de la enfermedad en Madrid es baja con “muy pocos” contagios nuevos en las últimas semanas en un número limitado de datos.

Más información: