Los museos de Palma, sus monumentos y, en algunos casos, el transporte, integrados en una única tarjeta. Es la Palma Pass, una tarjeta turística que facilita la visita a la ciudad de Palma y que ahora se comercializa en tres versiones diferentes: Palma Pass, Palma Express y Palma Family.

La Palma Pass es el modelo original que se lleva comercializando dos años, desde agosto de 2014, la novedad es que ha pasado a costar 33€, convirtiéndose en un producto más accesible. Incluye la visita a los museos y monumentos de la ciudad, 10 viajes en transporte público más un billete de ida y vuelta al aeropuerto en la línea 1, descuentos en restaurantes, visitas guiadas, compras, etc. y un plano-guía con información sobre los servicios incluidos y los establecimientos participantes. Los visitantes que la adquieran pueden usarla durante 72 horas desde su activación.

Por su parte, Palma Pass Express tiene un coste de 16€ e incluye la visita a tres museos o monumentos. Es un producto especialmente diseñado para cruceristas que no necesitan hacer uso del transporte público y disponen de menos tiempo para conocer los atractivos de la ciudad. Esta versión reducida de la Palma Pass, más económica, permite descubrir tres de los principales atractivos a un precio más bajo del original.

Por último, las familias también disponen de una tarjeta para ellos: la Palma Pass Family. Por 92€, dos adultos y dos niños tienen acceso a tres de los museos de Palma y entrada al Aquàrium, una de las atracciones preferidas para los más pequeños. Se puede utilizar durante una semana seguida.