La Iglesia de San Francisco Javier (Preciosa Sangre) de Cáceres acoge un año más, los días 6, 7 y 8 de diciembre, la Feria del Dulce Conventual y Navideño que presenta una tonelada de repostería elaborada en los obradores de trece conventos, nueve de ellos extremeños.

Se pueden adquirir 50 tipos distintos de dulces con "sabor a gloria" que van desde tocinillos de cielo hasta mazapanes pasando por magdalenas, huesos de santo, corazones de almendras, palmeras de hojaldres o polvorones. El precio de los dulces oscila entre cuatro y ocho euros, y el horario de apertura será ininterrumpido de 11,00 a 20,00 horas.

Los conventos participantes proceden de las localidades de Cáceres, Trujillo, Plasencia, Coria y Garrovillas, en la provincia de Cáceres, mientras que de la de Badajoz se darán cita conventos de la capital pacense, Siruela, Llerena y Zafra. También se podrán degustar dulces de Sevilla y Osuna, así como de Aracena (Huelva) y Toledo.

La cita, organizada por la Institución Ferial de Cáceres (Ifeca) y patrocinada por Caja Almendralejo, es un evento solidario ya que los beneficios se destinan a Cáritas para sus proyectos con las personas más desfavorecidas. Para ello, la entrada al recinto de la iglesia vale un euro que se destina a las acciones de Cáritas.

Además, con la adquisición de los dulces a los propios conventos por parte del dinero que aportan los patrocinadores, también se contribuye a mantener esta fuente de ingresos para las diferentes congregaciones que los hacen y los venden.

En la feria colabora el grupo Scout Al-Qazires, ya que son los chicos y chicas de esta organización quienes, de forma voluntaria, ayudan a vender los dulces durante los tres días de duración de la feria.