Buena parte de los europeos que han decidido viajar este fin de año se ha decantado por la Ciudad Condal. Sus tesoros artísticos, como sus iglesias románicas, la variedad de su arte moderno y arquitectura con nombres como Dalí, Gaudí, Picasso o Miró, sus hermosas Playas de la Costa Brava o su gastronomía y vida nocturna han hecho que Barcelona haya sido la ciudad más solicitada por los viajeros franceses, italianos y portugueses y es la segunda opción para los alemanes y holandeses y la tercera para los británicos, según ha podido comprobar el buscador de vuelos y hoteles Jetcost.

Madrid por su parte, con sus monumentos, iglesias y demás edificaciones palaciegas con una arquitectura con multitud de estilos como barroco, neoclásico, gótico y mudéjar, su gastronomía, sus tiendas y su ocio nocturno la ha convertido en la ciudad elegida en segundo lugar por los franceses, italianos y portugueses y la cuarta por parte de los holandeses.

Málaga, milenaria y cosmopolita, conserva intactas sus raíces históricas de tierra acogedora y creativa. Sus pueblos blancos de hermosa arquitectura y su gastronomía encabezada por su pescaíto frito (boquerones, salmonetes, jureles, calamares y calamaritos) o las gambas de la bahía, las chirlas y las cigalas cocidas o a la plancha han hecho que fuera elegida en primer lugar por los holandeses, en segundo por los británicos y en tercero por los franceses y alemanes para pasar el fin de año.