Sigüenza individualiza desde hace algo más de dos años sus atractivos turísticos barrocos, neoclásicos e ilustrados concentrados en la parte baja de la ciudad en un nuevo itinerario turístico: la Ruta Ilustrada, Barroca y Neoclásica. Hasta el momento de su estreno, la única opción de visita guiada conducía a los turistas principalmente por nuestro medievo, de manera que el atractivo de la Alameda, el barrio de San Roque o de la Semana Santa, de hondas raíces, quedaba apenas esbozado.

Con la Ruta Ilustrada, Barroca y Neoclásica que el Ayuntamiento presentó en el Auditorio de El Pósito a finales de 2012 se pone en valor la gran belleza artística y el riquísimo anecdotario que atesoran los extramuros de la ciudad, es decir, el perímetro de las antiguas murallas. Para hacerla más atrayente, los turistas, partiendo de la oficina de la calle Medina, pueden conocer lugares emblemáticos que hasta ahora no se habían mostrado al público en las visitas guiadas. La primera parte del itinerario se detiene en la ciudad ilustrada, en el entorno del Palacio Episcopal. Continúa entonces por uno de sus grandes activos: el Seminario Conciliar y su hermosísimo patio barroco del siglo XVIII.

El recorrido se adentra después en la historia y las historias del Parque de la Alameda. En la primavera de 1910, con 27 años de edad, Ortega contrajo matrimonio con Rosa Spottorno. Ese verano lo pasó en la ciudad, donde descansaban habitualmente tanto sus suegros como sus padres. Preparó entonces sus oposiciones a la cátedra de Metafísica de la Universidad Complutense de Madrid en medio de la tranquilidad doncelina. Tres años después, en el 1913, Ortega vuelve a Sigüenza, ya con su primer hijo, Miguel. La familia permaneció en ambas ocasiones en la calle de San Roque, en una de las casas que hay en las inmediaciones de la Plaza de las Tres Cruces, muy cercana al parque, y contrató a una niñera llamada Leandra y a su marido, de apellido Flores, naturales de Jirueque. La familia Ortega asistía a una tertulia política y literaria en la Alameda seguntina, a la que acudía también el Conde de Romanones, además de otras personalidades locales. Una de ellas, la mujer del señor Cabezuelo, le regaló entonces una pluma estilográfica con la que parece ser que escribió su gran obra, “La Rebelión de las Masas”. Son estas algunas de las historias que las guías turísticas seguntinas explicarán a los turistas.

Las visitas historiadas a la Ermita del Humilladero, construida en el siglo XVI para recibir a los peregrinos y comerciantes y ganaderos, y a la de la Vera Cruz situada en el Convento de las Ursulinas, que alberga los pasos seguntinos de la Semana Santa completan la explicación de la Alameda. El final del recorrido, que tiene una duración de hora y tres cuartos, es el paseo por el barrio Barroco, también de claras reminiscencias orteguianas.

La Ruta Ilustrada, Barroca y Neoclásica, es complementaria a la visita medieval de la ciudad, si el visitante lo desea. El turista puede compaginar ambas, una por la mañana y otra en la tarde con un precio conjunto. Para reservarlas, los interesados deben contactar telefónicamente con la Oficina de Turismo (949 34 70 07).