Camino a Ksar-Hadada, en Túnez.

¿Cómo realizar un gran viaje en moto, con garantías de acabarlo con éxito y sin poner en riesgo tu seguridad? dos empresas españolas, Ani Travel y El Arte de Viajar en Moto se han puesto manos a la obra. Se proponen unir la sensación de libertad que proporciona el viajar por cualquier paraje en nuestras motos… y no renunciar al confort de hoteles de lujo, a la más genuina gastronomía, a la seguridad de ir acompañados de guías experimentados, a la tranquilidad de contar con un servicio de asistencia mecánica las 24 horas del día y con un transporte especial para motos.

Rutas exclusivas para viajeros inquietos

Para el arranque de este proyecto se han elegido cinco sugerentes rutas en tres continentes que discurren por Túnez, España y Chile, algunas de las cuales ya están totalmente estructuradas en todos sus detalles y planificadas en el tiempo, mientras que otras se encuentran en fase muy avanzada de desarrollo.

Esta ruta propone un recorrido por el norte de Túnez, un territorio verde y fértil lleno de enclaves arqueológicos de extraordinaria importancia y belleza. Cabe destacar lugares como Dugga (Patrimonio de la Humanidad) o Bulla Regia, así como ecosistemas de alto valor que una vez alimentaron un Imperio, lo que le significó ser conocido también como “el granero de Roma” y en el que forjaron su huella fenicios, romanos y hasta los moriscos expulsados de España en el siglo XVI, los cuales dejaron su impronta en la localidad de Testour, donde se pueden descubrir fantásticas técnicas decorativas y en la arquitectura como el minarete de la Gran Mezquita de inspiración aragonesa y andaluza, cuyas agujas del reloj giran al revés.

Además de la visita a la propia ciudad de Túnez para disfrutar de manera muy especial de los más genuino como el Museo Nacional de El Bardo con la más importante colección de mosaicos romanos del mundo, de la Medina declarada Patrimonio de la Humanidad, de sus rincones de ensoñación, de la ciudad de Cartago y del universal Sidi Bou Said. De igual manera, este viaje incluye enclaves de incalculable valor como la ciudad de El Kef y su formidable fortaleza árabe o la incomparable Tabla de Jugurtha, ese mítico capricho geológico en el que el último rey númida se enfrentó a Roma en una batalla decisiva en la historia de Túnez.

Este vergel de suaves montañas atravesadas por carreteras serpenteantes y delimitado al norte por playas vírgenes custodiadas por increíbles acantilados, atesora paisajes de belleza extrema, pueblos en estado puro en los que tomar un té con los acogedores lugareños se convierte en un momento entrañable.

Con una duración prevista del 19 al 29 de septiembre con todos los servicios cubiertos, este viaje significa una experiencia diferente para disfrutar en moto de ese otro Túnez auténtico y menos conocido.

Con un poco de adrenalina en las venas por el deseo de abrir el frasco de las esencias que significa adentrarse en moto por escenarios de leyenda, esta ruta pone rumbo al sur de Túnez, a ese territorio milenario que abre las puertas del mítico Sáhara, allí donde aún se habla la lengua bereber, donde los espejismos evocan caravanas de mercaderes, donde pervive la arquitectura de los Ksour, donde se alzan sobre las arenas doradas del desierto los fortines romanos del siglo II en la línea defensiva conocida como “Limes Tripolitanum”.

Además se pueden descubrir oasis de montaña dibujando cañones espectaculares convertidos en ocasiones en platós de cine en películas como El Paciente Inglés, entre otras, donde se mantiene la tradición artesana de fabricación de calzado beduino, donde es posible bañarse en termas romanas, auténtica gastronomía bereber que nos traslada a modos de vida ancestrales, donde las rocas se encaprichan de otros mundos para recrear paisajes lunares. Así mismo es posible recorrer en moto la Pista de Rommel mandada construir por el general alemán para el traslado de tropas durante la 2ª Guerra Mundial, entrar en contacto con el pueblo bereber sin montajes para turistas es posible, disfrutar de las idílicas playas en la isla de Djerba aporta ese plus de relajación ante tantas emociones, gozar de los amaneceres en el desierto que son difíciles de describir y dejarse cautivar por el fabuloso coliseo de El Djem, el tercero más grande del Imperio Romano y escenario de las últimas escenas de la película Gladiator . Esta ruta pone al alcance de la mano ese universo donde la magia existe.

Con una duración prevista del 3 al 17 de octubre, esta tierra de película custodia lugares en los que el silencio y la imaginación desgranan sueños e ilusiones, ensoñaciones de leyenda y los deseos valientes de vivir experiencias únicas.

Esa sensación de paz y sosiego que inspiró a Bécquer y a Machado no es exclusiva de la ciudad de Soria, sino que se extiende por los cuatro puntos cardinales.

Soria no es un único camino, son muchos los caminos enlazados y vertebradores de este espacio de contrastes que facilitan el encuentro con rincones genuinos e irrepetibles, con escenarios en los que se fraguó parte de la historia, pero sobre todo son catalizadores de experiencias que despiertan las sensaciones más disfrutonas a lomos de una motocicleta.
A lo largo de un territorio de 1.140 km, repartidos en cuatro rutas principales y varias secundarias, conforman esta propuesta llena de emociones, para disfrutar de Soria con los cinco sentidos.

Soria-Almazán: 323 km de recorrido por el centro de la provincia en el que como puntos de interés especial destacan el patrimonio monumental de la capital, el Museo Numantino, el yacimiento celtibérico-romano de Numancia, el Conjunto Histórico Artístico de Calatañazor, donde cuenta la leyenda que Almanzor sufrió una grave derrota, el Monumento Natural de La Fuentona, el Sabinar de Calatañazor, las murallas medievales de Almazán, el palacio de los Hurtado de Mendoza y la Plaza Mayor, entre otros.

Almazán-Langa de Duero: 240 km por el sureste de la provincia a través de los dominios del caudillo Almanzor, cuyo hito principal es Gormaz y su castillo. Continua por las Tierras de Berlanga y de El Burgo de Osma para acabar de lleno la etapa en la comarca de la Ribera del Duero soriana famosa por sus vinos.

Langa de Duero-Ágreda: 295 km de oeste a este por el extremo norte de la provincia de Soria cruzando las comarcas de Pinares, El Valle, Tierras Altas y Tierra de Agreda, a través del territorio conocido como Soria Verde por los bosques de pinares, robles y hayas que tapizan el paisaje. El recorrido pasa por dos magníficos espacios naturales: El Cañón del Río Lobos y la Laguna Negra-Picos de Urbión, además de otros espacios interesante como El Acebal de Garagüeta y El Moncayo.

Ágreda-Medinaceli: 240 km por las tierras de frontera de la provincia y de históricas luchas de reyes por el control del territorio. Y como epílogo, las tierras de Medinaceli y su magistral lección de historia desde la prehistoria hasta la Edad Media, pasando por la ocupación romana según lo atestigua su Arco del Triunfo, uno de los pocos que se conservan en la Península Ibérica.

La escapada soriana, en la que se incluyen absolutamente todos los servicios, siguiendo la tónica de exclusividad del resto de viajes previstos, se completa con otras interesantes rutas como la de Almanzor que sigue el itinerario de su última campaña antes de morir en Medinaceli -según cuenta la leyenda-, las Cañadas Reales que tanto han significado en la cultura trashumante de la provincia o la Frontera del Duero, esa que sigue el curso del río y que durante siglos fue la línea divisoria entre los reinos cristianos y musulmanes, dejando una estela de fortificaciones que recortan el horizonte, de pueblos amurallados preñados de historia y cultura y de paisajes literarios.

Soria es un destino ideal para vivirlo con los cinco sentidos, donde además de disfrutar de las sensaciones de infinita libertad a lomos de una moto, es posible conocer de cerca la personalidad propia y la esencia más auténtica, esa que da a sus gentes las señas de identidad propia.

Euskadi es una tierra única llena de playas salvajes que enamoran, de pueblecitos pesqueros con un encanto especial, de modernas e históricas ciudades, de mágicos y sugerentes bosques, de verdes prados, de carreteras solitarias, de extensos viñedos y así se podría seguir sin encontrar el final, donde se extiende un mosaico de rutas para descubrir la genuina esencia vasca.

Son itinerarios que acercan a través del agua al Guggenheim de Bilbao, al Puente Colgante de Bizkaia en Portugalete, a playas y acantilados salvajes, a pequeños pueblos y a espectaculares rías. Muy cerca hacía el interior se abre la Euskadi verde, la de las montañas salpicadas de caseríos solitarios, de costumbres ancestrales, de mesas llenas de manjares y de buena gente.

Desde la Euskadi de postal de los prados y los hayedos, la de la bella costa que bien podría ser el capricho de un dios juguetón, la de las sidrerías y los vasos en alto, la de leyendas y signos perdidos en la noche de los tiempos, hasta las más vanguardistas propuestas de arte, gastronomía y cultura, estas quince rutas por esta mágica tierra aportarán una dosis de misterio, un poco de mística vasca y muchas sorpresas: Siempre junto al cantábrico, Ruta de Mar y Montaña, El reino de la gastronomía, Viaje por la Guipúzcoa verde, Dólmenes y titanio, Donde nacen los ríos, De la Edad Media a Bilbao, Recorriendo la Euskadi mágica, Caminos del arte rupestre prehistórico, Camino de la costa o primitivo, Camino de Santiago Olvidado, Ruta de las memorias por Álava, Ruta Ignaciana en Guipúzcoa, Pueblos con encanto de Bizkaia y Ruta del Parque Nacional de Armañón en Vizcaya.

Chile tiene un encanto fresco y poético que ha sabido armonizar con el espíritu de lo indomable y el magnetismo de lo salvaje.

En los confines del continente americano se extiende una silueta de más de cuatro mil km de larga con una naturaleza de belleza colosal, un coliseo cambiante en el que caben todos los paisajes existentes. Desde el desierto más seco del mundo hasta los inmensos glaciares del extremo sur, Chile conserva algunos de los ecosistemas más vírgenes del planeta.

En este universo natural único viven gentes hospitalarias que bien merece la pena conocer, no sólo a lo largo de los 1.200 km de la Carretera Austral, sino también en las otras rutas que se desarrollarán próximamente.

Esta ruta escénica transita por la Patagonia chilena, tierra de belleza natural extrema y de aire purísimo, única en el mundo. Jalonada por parajes ideales para la práctica de los deportes aventura y las actividades al aire libre, además de parques nacionales increíbles antes de llegar a los glaciares que adornan uno de los últimos rincones del planeta, comienza en Puerto Montt y finaliza en Villa O’Higgins.

Con el objetivo de poner en valor esta legendaria ruta de manera sostenible y para viajeros en moto exclusivos, aquellos que no se conforman sólo con devorar kilómetros, sino que también demandan del viaje una experiencia completa en todos los sentidos, Ani Travel y el Arte de Viajar en Moto han planificado este itinerario fragmentándolo en etapas de no más de 150 km con el fin de hacer paradas y/o desvíos para conocer todas las señas de identidad del territorio por el que discurre.

Además del ejercicio de contemplación ante el genuino espectáculo natural, este viaje no deja de lado la cara más humana, el folclore y los modos de vida chilenos. Se trata de empaparse de conocimiento de una tierra única siguiendo todas las pautas comunes en todos los viajes presentados, es decir, compatibilizar los intereses culturales, lúdicos y turísticos con esa actividad tan pasional: rodar en moto.

Pero el salto a Chile implica también replicar el modelo en otras regiones: el Norte y Desierto de Atacama, en el Centro, Santiago y Valparaiso, Rapa Nui y la región de los Lagos y Volcanes, pero esto será en un futuro próximo.

Más información: